Salud. Viviendo con Sentido

Salud. Viviendo con Sentido

3 1967
 
"El hombre sabio comprende que la salud es la más grande de las bendiciones humanas”. Hipócrates 

Sócrates dijo una vez: "Sólo existe un bien el conocimiento, y un mal la ignorancia”. Todo lo que hagamos debe estar guiado por esta afirmación y más aún cuando se trata de nuestro mayor tesoro, una buena salud. 

La mayoría de las personas no tenemos la menor idea de lo que debemos hacer para mantenernos sanos. Si nos enfermamos corremos con el médico para pedirle que "nos cure” pero no nos damos cuenta que la sanación proviene de nuestro  interior. Estamos dotados de un maravilloso sistema inmunológico, y lo único que tenemos que hacer es cuidar de ese prodigioso, fuerte y sobre todo sabio médico interior.

¿Es demasiado sencillo? Básicamente si, lo es. 

Vivimos una vida que nos ha descarrilado: comida rápida, abuso de la comida, alcohol y tabaco, sedentarismo, tremenda contaminación ambiental, alimentos procesados, estrés asociado a la alta tecnología, a la excesiva competitividad y productividad de las empresas, la loca carrera por ser el número uno, el más rico y el que más bienes posee, privilegiar el tener sobre el ser.

Es nuestra responsabilidad participar activamente en mantenernos con buena salud y en el tratamiento de nuestras enfermedades, con la guía de un profesional de la salud.

Un primer paso para mantener una buena salud es conocer nuestro cuerpo, (estilo de vida, alimentación, descanso, sueño, ejercicio).  Mi espíritu (deseos, emociones, miedos, sentimientos,  conocerme a mi mismo). Mi mente (creencias, lectura).

Cuerpo, espíritu y mente deben funcionar sincronizados.

"Tú mismo, tanto como cualquiera en el universo entero, mereces tu amor y afecto” Buda


COMENTARIOS

Anónimo
Sabías palabras eso es lo que hacemos muchas personas no nos cuidamos
Anónimo
Que gusto tan grande se siente de leer un artículo tan sustancioso. Aunque breve, pero lleno de sabiduría. Muchas gracias Sr. Mario Montalvo por compartir. Saludos.
Anónimo
Excelente Mario, más claro ni el agua

Escribe un comentario.