De una sociedad del conocimiento al entretenimiento. David Azcorra Cámara

De una sociedad del conocimiento al entretenimiento. David Azcorra Cámara

 
El ser humano, con su gran capacidad neuronal, es capaz de crear una composición musical matemáticamente perfecta como lo hizo Mozart hasta matar a sus semejantes y cometer las más crueles atrocidades jamás imaginadas como lo hizo Hitler.

Normalmente, pensaríamos que, si somos la criatura más evolucionada del planeta, el simple hecho de adquirir conocimiento nos daría la capacidad de discernir entre el bien y el mal e ir más allá y aspirar al "bien común”.

En el desarrollo de la civilización además del crecimiento económico la humanidad ha sido capaz de dejar un registro y huella para las futuras generaciones. De ahí que el conocimiento es poder.

Veníamos de conceptos como la "sociedad industrial” durante el siglo XIX como consecuencia de la revolución industrial. 

Nuestro próximo destino sería la "sociedad tecnológica” también llamada la era de la explosión de microprocesadores e internet en los años 80´s.

Hoy nos encontramos en la "sociedad del conocimiento”, misma que se visualizó en los años 70’s.

¿Cómo llegamos hasta aquí?

Si bien, los cambios y el desarrollo de la sociedad ha tenido una increíble curva hacia arriba durante los últimos 50 años, percibo que las grandes desigualdades entre las personas que se reflejan en la economía, el bienestar y hoy en el conocimiento nos han puesto en un punto de turbulencia y como es el caso "a río revuelto, ganancia de pescadores”.

El rezago y la desigualdad en cuanto al conocimiento ha hecho aún más grande la distancia entre quienes lo tienen todo y los que no tienen nada. 

Y en el centro del debate está que mientras que el conocimiento puede ser información, no toda la información que se propaga hoy en medios de internet y tradicionales es conocimiento. Aunque siendo objetivos nunca hemos tenido la certeza que lo sea, ni antes, ni ahora.

Conceptos como el "Aprendizaje a la Carta” es una evolución del e-Learning que plantea la filosofía de aprender sin límites. Se trata de una escuela sin clases, sin libros, sin límite de edad, abierta los 365 días del año y gratuita.

¿Es acaso el colapso del paradigma de la Universidad? Sólo es pregunta.

Este modelo disruptivo ya está siendo implantado en países europeos como Francia donde los alumnos han conseguido mejores oportunidades de trabajo que estudiando en métodos tradicionales.

Con un plan de estudios basado en gamificación, cada estudiante tiene un perfil propio y un nivel de experiencia que mejorando a medida que los alumnos adquieren los conocimientos específicos planteados a diario y finalizan las tareas propuestas.

La hiper-personalización a través de cursos MOOC (Massive Online Open Courses), campus conectados con aulas inteligentes y orientadores virtuales que aplica el Big Data para ofrecer una oferta personalizada, son otras de las muchas posibilidades que brindan las nuevas tecnologías en este nuevo modelo educativo de "aprendizaje a la carta”.

Vinton Cerf reconocido como uno de los padres del Internet ha hablado del "aprendizaje a la carta” como una de las formas nuevas de la gestión del conocimiento. Mencionó que la esperanza de vida es alrededor de 80 años y se espera que se incremente. Plantea que el desafío de vivir muchos años es que habrá que mantenerse actualizado en el conocimiento en todos los ámbitos.

Un ejemplo muy didáctico es la cantidad de tutoriales disponibles en la plataforma YouTube. Es conocimiento accesible para cualquier persona de manera gratuita.

Pero como en toda historia hay obstáculos y desafíos que seguramente van a jugar en contra del avance de la humanidad.

¿Cuáles son los nubarrones en el horizonte?

Hay un concepto que también está disponible "Sociedad del Entretenimiento” que al igual que la "Sociedad del Conocimiento” tiene un lugar en nuestro tiempo presente. Y me parece que está ganando la batalla.

La sociedad del entretenimiento es aquella que sin duda pretende satisfacer el antiquísimo apetito lúdico-recreativo y momentáneamente convencernos mediante la exposición de estímulos audiovisuales en el caso de internet, de la idea de el único fin de la vida es pasársela bien.

Esta sociedad del entretenimiento se aparta de cualquier intento de ofrecer una mirada más profunda de la realidad.

Un claro ejemplo es la pobreza de contenido, banalización de la realidad, promoción de estereotipos falsos y tendencia a convertir en espectáculo la vida humana que se oferta en la televisión desde los años 70´s en México. Ha evolucionado la tecnología y los contenidos simplemente se han actualizado.

¿A dónde vamos a parar?

Lo anterior me lleva reflexionar acerca del futuro. Por una parte la sociedad del conocimiento  está siguiendo un camino angosto y por otra parte la sociedad del entretenimiento sólo sirve para fines de consumo y por consiguiente crea personas con un alto grado de percepción de "carencias”.

Lo dramático me parece, es que la tecnología y el internet sólo son la carretera, todo lo demás es nuestra responsabilidad.

Me atrevo a pensar que algunas películas de ciencia ficción (otra vez la sociedad del entretenimiento) plantean un mundo distópico. Y quizá sea la historia de un tirano que se apoderó de los perfiles de usuarios de una red social y conoce las publicaciones y las conversaciones para lograr sus fines.

Te invito a cuestionarte si lo que hoy estás consumiendo como contenido te ubica como parte de una sociedad de conocimiento o una sociedad de entretenimiento. ¿Cuál es el punto medio? ¿Dónde quedan la cultura y las artes? ¿Somos víctimas de nuestras propias decisiones?


David J. Azcorra Cámara, cuenta con más de 20 años de experiencia en tecnologías de información aplicada a negocios. Es Consultor en Marketing Digital con enfoque hacia posicionamiento de marcas personales e Influencer Marketing por Internet.

Director del Portal Líder Ejecutivo y Colaborador del Programa FORMULA EN LOS NEGOCIOS que se transmite por Radio Fórmula Yucatán.

COMENTARIOS

Esta publicación aún no tiene comentarios disponibles.

Escribe un comentario.

PUBLICACIONES SIMILARES