He is our son of a bitch. Secreto a Voces. Alberto Banuet

He is our son of a bitch. Secreto a Voces. Alberto Banuet

0 1331
 
Si es cierto como se dice, que México está secuestrado por el presidente López Obrador, la mitad de los habitantes de nuestro país estaría viviendo una suerte de síndrome de Estocolmo.

Hay gran cantidad de trabajos periodísticos, sociológicos y psiquiátricos que han tratado de explicar a que se debe la popularidad de AMLO a pesar de sus constantes desfiguros, pero ninguno de los conocidos se basa en el principio de parsimonia de Ockham que ayudaría mucho a que los interesados entendieran las razones y como contrarrestar el fenómeno sin tantos entuertos. 

Va, toda proporción guardada, un cuento parecido.

Corría el año de 1940, el presidente de los Estados Unidos era Franklin D. Roosevelt y en Cuba había sido electo como presidente Fulgencio Batista Zaldívar para el periodo 1940-1944.

Conocido por todos, Batista no era especialmente querido por una gran parte de los cubanos que intuían lo que se les venía encima, por lo que un grupo de acaudalados empresarios y notables de la época lograron una audiencia con el presidente Roosevelt para quejarse de lo que ellos veían como una desafortunada y clara intromisión extranjera en la política de su país que no convenía a sus intereses y al desarrollo armónico de la isla.

Palabras más o menos, el final de la audiencia termino con dos posturas claras, los cubanos le dijeron a Roosevelt…..

Batista is a son of a bitch...  lo que Don Franklin acepto y dijo:

Yes, he is, but he is our son of a bitch

¿No será que en México nos está pasando lo mismo cuando quien no está de acuerdo con las políticas de López Obrador se queja y trata de razonar con sus seguidores tratando de hacerlos entrar en su razón diciendo que acaba con el país, que desmantela instituciones, que solapa raterías, que está aliado con la mafia, que se quiere perpetuar en el poder, que gobierna con lo mejor de lo peor y que no es más que un son of a bitch? 

La respuesta de la tribuna de sol es que efectivamente, es eso y más, pero, es nuestro son of a bitch o en versión mexicana; "Nuestro Tlatoani”  

A partir de este sentimiento se arrancan todas las frases de defensa que conocemos, que si el PRI robo durante 70 años, que si el PAN inició la era de las matanzas, que si Salinas, que si Calderón, que si Fox o Peña Nieto, que si es un honor estar con Obrador etc.  

Los seguidores de AMLO lo sienten de su propiedad, el reencarna la venganza del oprimido, la reivindicación del sometido, la liberación del peón acasillado o del sirviente maltratado, del que ha sido pobre por generaciones, del mecánico informal, del sastre más informal aun, del zapatero que trabaja en el fondo de una bodega que le prestan, de la señora que vende Avón, de la vecina que hace la tanda y de la que vende tacos de canasta para pagar los cuadernos de su hijos y si a eso se le suma la dádiva mensual a estos grupos, la conexión verbal derivada de un discurso lento y estructurado de manera que hasta el iletrado entiende y la diaria promesa de un mundo mejor en donde todos estemos igual de bien o de mal pero inevitablemente igual gracias a que la corrupción como la conocíamos se terminó, su popularidad durará  bastante.

De que la percepción de aprobación baja, es indudable, que baja despacio también, quienes lo conocen de cerca saben que, aunque traiga el tiro bajo el ala como decimos en el rancho, jamás va a dar señales de dolor o preocupación, es estoico y fogueado en la derrota, hoy como presidente pone en práctica todas esas lecciones aprendidas como peleador callejero, marca las agendas desde el púlpito, cambia los temas a su elección, nada parece mancharlo, ni las corruptelas de su hermano, contratos de PEMEX para su prima, la asignación directa en  licitaciones multimillonarias, la destrucción de las instituciones o del aeropuerto de Texcoco, rifa fantasma de aviones ajenos o desaparición de programas, la falta de medicina para niños con cáncer, la muerte de cientos de mujeres y todo,  perdonado por sus seguidores, ¿por qué? Porque si, porque es de ellos, el es ellos, es el representante del mexicano oprimido, de Pepe el toro y ha llegado el momento de la venganza y no hay quien lo contrarreste, quien le haga contrapeso ni entienda cómo empezar, salvo Ricardo Anaya, que, aunque se sabe la teoría, la practica se le dificulta, está muy blanquito y no ha vivido lo que los seguidores del Tlatoani han sufrido por siglos, no tiene porqué entenderlo, no es su culpa como tampoco es el indicado para enfrentarlo aunque esté leyendo el mismo librito.

Desde luego esto no es crítica, ni para AMLO, Anaya, sus amigos, enemigos, seguidores, adoradores, o conspiradores, es simplemente un análisis de uno de los grandes misterios de la política mexicana.


Alberto Banuet
Secreto a Voces
ranchobuenavista@gmail.com


Mexicano, nacido en 1952, estudió Medicina Veterinaria y Zootecnia en la UNAM, diplomado en retos de la alimentación mundial de la Universidad Politécnica de Valencia, España.
Columnista en Milenio diario de 2003 hasta el 2013, en donde sigue siendo columnista invitado lo mismo que en el Diario La Razón de México, ha escrito en El Universal y en Novedades de Tabasco.

Escribe en el la Revista Ganadero desde el año 2015 y en The Brahman Journal.

COMENTARIOS

Esta publicación aún no tiene comentarios disponibles.

Escribe un comentario.

PUBLICACIONES SIMILARES