“Somos una familia”: Decirlo no basta. Víctor Pérez

“Somos una familia”: Decirlo no basta. Víctor Pérez

 
Es común escuchar en diversas organizaciones mencionar a las personas encargadas del área de recursos humanos insistir sobre la frase "Somos una familia”, "Eres parte de nuestra familia”, entre otras variaciones pero con el mismo objetivo profundo que parece ser lograr que el empleado obtenga un mejor desempeño y se arraigue más a la empresa. ¿Cuál es el principal reto cuando hablamos de integración de equipos de trabajo?. En diversas organizaciones que he podido analizar, éste tal parece ser el conocimiento de sus individuos entre si y el trabajo genuino hacia un objetivo común más allá de la idea superficial de pensar y decir que "somos una familia”. 
¿Se han puesto a pensar en cuántas empresas se usa ese argumento sin mayor efecto, sin un fondo y con un vacío en todo el sentido de la frase?, ¿qué es realmente ser una familia y por qué decirlo solamente no basta? 

En lo personal he podido notar que cuando hablamos de familia hablamos de un elemento clave que refuerza la relación, solidifica a los integrantes y le da mayor peso y trascendencia: los valores. Cuando hablamos de valores de familia no hablamos de unos valores únicos que se requieran para cumplir con el requisito de "ser una familia”, cuando hablo de valores hablo de identidad, unión y autenticidad, por lo que es importante empezar a cuestionarnos y reflexionar lo siguiente: 

• ¿Cuáles son los valores que quisiera identifiquen a mi organización? 
• ¿Cómo mi organización pone en práctica esos valores de manera genuina? 
• ¿Cuáles son los valores que los integrantes de mi organización practican de manera genuina? 
• ¿De qué manera esos valores que practican de manera genuina se relacionan con los valores que quisiera identifiquen a mi organización? 
• ¿Cómo puede aportar cada integrante de la organización a reforzar los valores que quiero identifiquen al grupo? 

Hablar de integración de equipos de trabajo es un reto constante que toma tiempo y requiere disciplina, pero hablar de familia es un tema mucho más profundo en el que en muchas organizaciones se ha perdido de vista el verdadero significado. Decirlo no basta, insistir no es suficiente. ¿Quieres tener una familia dentro de la empresa? Empieza por definir los valores, la visión y por conformar un equipo alineado a ambos. Decir "Somos una familia”  no te llevará a lograr la unión y el compromiso que esperas, generar un entorno de identidad familiar si ¿qué harías por tu familia que no estás haciendo por tu equipo de trabajo? 

Te invito a que lo pienses y decidas, ¿Qué está en tus manos hacer hoy? 

Víctor Pérez Pérez

Es licenciado en Mercadotecnia por la Universidad Marista de Mérida, ha tomado diplomados, cursos y talleres en áreas de negocios, actualmente cursa una maestría en Administración e Innovación empresarial. Ha colaborado en empresas de alcance nacional e internacional generando experiencia en planeación estratégica, coordinación e inteligencia de mercados. Actualmente es profesor universitario y gerente de Nexus BP, una asociación yucateca que busca impulsar el crecimiento institucional en las empresas de la región mediante una red de más de 60 empresarios, accionistas y directivos.


COMENTARIOS

Esta publicación aún no tiene comentarios disponibles.

Escribe un comentario.