The Beer Company MID. Todas las cervezas, Un solo lugar

The Beer Company MID. Todas las cervezas, Un solo lugar

 
Todo empezó con una llamada de mi amigo, Mario Montalvo Ortega.  En esta pandemia las charlas telefónicas son más frecuentes, no es lo mismo que estar frente a un café, pero los temas siguen siendo los mismos: la vida, la muerte, el amor, el desamor, la pasión, el buen vivir, los libros y como dice su columna, temas que nos hagan seguir Viviendo con Sentido. Mario es un excelente conversador.

David – ¿Te gusta la cerveza? Esta pregunta me llegó como un balde de agua a un náufrago en el desierto. Mi mente se refrescó inmediatamente. No me gusta, Mario. – Me encanta, le dije tras emitir una carcajada.

Aclaro que esta conversación tuvo lugar a la llamada "hora cristal” a eso de las 12:30 am y con la temperatura in crescendo. - Estuve en la tienda de unos chavos que en pocas palabras su tienda es la New York de las cervezas. Manejan tantas opciones como colores y sabores hay en el mundo – se apuró a decir – Tienes que ir.

Se llama Miguel Seijo Villamil, es hijo de un gran amigo. – me dijo Mario.

Fue entonces que, fiel al proyecto Líder Ejecutivo MX, dije: esta experiencia hay que compartirla con nuestra audiencia.

Agendé la cita para el sábado a las 11:00 AM en una ubicación que Miguel Seijo Villamil me compartió. Plaza Turín sobre la avenida de Villas Hacienda antes de llegar al Pocito si vienes por Prolongación del Paseo de Montejo. - Mi local se llama The Beer Company, dijo con una voz firme y cálida a la vez.

Si ubicas The Beer Company en Google Maps, llegas. Pero suena más interesante cuando te dictan las referencias, te hace consciente del aquí y el ahora, pero sobre todo del dónde.

En el camino no pude evitar viajar por el tiempo y recordar las comidas familiares, precisamente a la "hora cristal” y el sabor amargo de la antigua cerveza Yucateca, aquellas inconfundibles "botellas chaparritas”. Ese sabor y aroma que refresca y relaja, todo al mismo tiempo.
11:00 AM en punto. Miguel Seijo ya en su local afinando los detalles antes de la apertura. – 

Buenos días, ¿David? Me pregunta enfundado en un "cubrebocas” que cuando este artículo sea leído en el futuro, seguro arrancará un recuerdo y una carcajada. – Sí. Mucho gusto Miguel, contesté ofreciendo un saludo con el puño cerrado. Recordando un poco al saludo de los "Trompos” de la Mérida de los 80’s. Para los jóvenes lectores, los "Trompos” fueron unos chavos banda en una época de Mérida en la que solo existían 2 ó 3 marcas de autos, 2 ó 3 marcas de cervezas, 2 ó 3 plazas comerciales, 2 ó 3 de todo.

Rápidamente me invita a entrar a su local y mi primera impresión me hizo confirmar lo que me había relatado Mario Montalvo Ortega hacía una semana atrás. Las paredes muestran una gama multicolor de cervezas de todo el mundo, incluidas las mexicanas y por supuesto las yucatecas.

Esta sensación de imágenes que he visto antes en películas norteamericanas del paneo que hacen del Time Square en New York en el que muestran marquesinas de marcas, todas diferentes. Esa sería la descripción.

Ya instalados al pie del mostrador mi primer comentario es ¿Cómo les ha ido con la pandemia? 
Como tratando de explicarme un poco de la voz de Miguel Seijo la razón de su supervivencia.
 
-Resistir. David. Y con pasión en lo que crees y disfrutas. 

No había pasado un minuto de haber iniciado la charla cuando llegó Agustín García. – Te presento a mi socio, David. Nuevamente el saludo de "chavo banda”.

Y siguió Miguel explicando cómo están organizados sus anaqueles, donde están las alemanas, las belgas, las mexicanas, las artesanales, mientras Agustín García terminaba de instalar su Laptop y dejar todo listo para arrancar el sábado. - The Beer Company es una franquicia que nos gustó mucho por la variedad de marcas y etiquetas que manejan.  De hecho, su eslogan es "Todas las cervezas en un mismo lugar”.

Primero debo decirte que se necesitan 4 ingredientes para hacer cerveza: agua, malta, lúpulo y levadura. - ¿Por qué siendo ingredientes muy básicos hay tanta variedad? Pregunté enseguida. - 
La respuesta parece sencilla, pero tiene su origen en sus ingredientes: el agua de Yucatán no es la misma que la de Orizaba, por darte un ejemplo y también el origen y procesos de los demás ingredientes, también influyen en el aroma y sabor. - Y cambia, dependiendo si es de la familia Ale o Lager, me explicaba Miguel con vehemencia.

Interrumpiendo con una pregunta tonta, pero como dicen es más tonto el que no pregunta, pues pregunté. - Miguel, yo sabía que la cerveza está hecha de cebada o de trigo y no lo mencionaste. - 
En ese momento supe que disfrutar de una bebida como la cerveza y hacerlo a nivel experto eleva la calidad del disfrute cuando hay conocimiento, la experiencia se potencializa. Todo esto lo escribo tratando de disculpar mi ignorancia en el tema. 

Miguel se apresuró a mostrarme unos de granos de cebada y de trigo mientras terminaba de explicarme que la malta se le llama a cualquier cereal que se usa en un proceso que se llama malteado. 

Te ofrezco una disculpa, David, me dijo Miguel, pero no puedo destapar ningún producto para hacer una cata y degustar. Este ha sido uno reto legal que hemos enfrentado todo este tiempo. Por un lado, la autoridad municipal autoriza el uso del suelo y por otro la autoridad estatal otorga los permisos uno condicionando al otro. Y nosotros quedamos en medio. Somos una tienda de cervezas para llevar, pero para tener completa la experiencia sería sensacional que nuestros clientes pudieran destapar el producto para probarlo dentro de nuestro local y así con la experiencia, poder hacerle recomendaciones de sabores, olores y poder paladear.

De pronto, se abre la puerta y una clienta entra a la tienda y directamente hace una selección de varias etiquetas de diversas marcas, las etiquetas son, digamos, los distintos sabores que ofrece cada marca. Agustín García, socio de Miguel Seijo, halaga a la clienta de su buen gusto. – Me encanta este lugar y es así "Todas las cervezas en un mismo lugar” – dice despidiéndose de manera cordial.

- ¿Viste a la chica que se acaba de ir? Me dice Miguel.  Entró y eligió. Sabía a lo que venía. No todos los clientes son iguales, algunos nos piden recomendaciones a otros les ofrecemos alternativas para probar la variedad. – Nunca se sabe quién va entrar por esa puerta, dijo señalando la entrada de The Beer Company.

Una vez, me cuenta Miguel Seijo. Por esa misma puerta entró un obrero de la industria de la construcción con esos morrales que muchas veces llevan a la espalda. Como a esta hora, ya eran casi la 1:00 PM. Te soy honesto David, los prejuicios me invadieron, nuestros productos no son comparables en precio con las marcas nacionales que se compran en tiendas de conveniencia y dije para mí, que quizá nos habría confundido. Cuál fue mi sorpresa al decirme: ¿Tiene Cerveza Patricia? – Sí, le respondí. La Cerveza Patricia es una marca uruguaya y una de las pocas cervezas en el mundo elaboradas con agua mineral natural. Pues se llevó 2 caguamas.

Esa lección nos hizo apreciar a todos nuestros clientes. No tienes que ser un experto cervecero para venir a nuestra tienda. Hay una máxima que he visto en estos años desde que abrimos en 2013. En el paladar no se manda. Cuando sabes apreciar los sabores y olores esto es para ti.

Esta vez Agustín García recibe a una pareja de "forajidos” con los rostros cubiertos. La mujer pregunta por una recomendación de sabor afrutado mientras el hombre con el que venía preguntaba con una marca alemana. La afluencia de clientes va aumentando.

El tiempo se pasó volando en una plática en el que unos emprendedores compartieron a Líder Ejecutivo MX detalles de su modelo de negocio, los retos desde su apertura y las inclemencias del último año. La respuesta que busqué al principio de esta entrevista quizá se pueda explicar de la voz de Miguel Seijo y Agustín García:

Un emprendimiento que no tiene implícito el bien a los demás y sólo está pensado en ganar dinero está destinado al fracaso.  Nosotros vemos en The Beer Company como algo simplemente genial.  Un hobbie que lo tiene todo. Ponemos un local donde están "Todas las cervezas en un mismo lugar”, ayudamos a nuestros clientes a disfrutar de una bebida milenaria que es considerada hasta nutritiva, cumplimos las reglas y muy probablemente cuando las condiciones se den buscaremos mejorar y seguir reinventándonos.

No omito manifestarles que me he vuelto cliente de The Beer Company y todo empezó con la llamada de Mario Montalvo Ortega un sábado a la refrescante "hora cristal”.

Nada con exceso. Todo con Medida.

TE RECOMENDAMOS ESTE VIDEO DE ENTRE CERVECEROS DISPONIBLE EN YOUTUBE.   VER VIDEO

COMENTARIOS

Esta publicación aún no tiene comentarios disponibles.

Escribe un comentario.

PUBLICACIONES SIMILARES